lunes, 7 de febrero de 2011

Madurez Sexual Masculina


La primera indicación externa de la inminente maduración sexual en los varones consiste por lo común en un aumento de la tasa de crecimiento de los testículos y del escroto (la estructura en forma de bolsa que contiene a los testículos).
Puede observarse también el comienzo, aun cuando quizás sea lento, del crecimiento del pelo pubiano hacia las mismas fechas, o poco después. Aproximadamente un año más tarde, una aceleración en el crecimiento del pene acompaña al comienzo del tamaño de la estatura. El pelo axilar (corporal) y facial comúnmente hacen su primera aparición unos 2 años después del comienzo del pelo pubiano, aun cuando la relación es lo suficientemente variable como para que, en algunos chicos, el pelo axilar aparezca realmente primero.
La voz se hace patentemente más baja o grave, pero lo común, bastante avanzada de la pubertad. En algunos chicos este cambio de voz, es más bien brusco y dramático, en tanto que en otros ocurre tan gradualmente que casi no es perceptible. Durante este proceso, la laringe (o manzana de Adán) aumenta significativamente y las cuerdas vocales que contiene aplican aproximadamente su longitud, con lo cual el tono baja más o menos una octava.
La erección incontrolada y la eyaculación inicial pueden sorprender y preocupar a algunos varones púberes. Aun cuando la estimulación genital, así como otras formas de estimulación corporal, es agradable para el niño, la erección y la estimulación genital comúnmente llevan consigo un mayor sentido de apremio sexual durante la pubertad.
En este período el pene queda tumescente con gran facilidad, ya sea espontáneamente o en respuesta a toda una variedad de estímulos psicosexuales; "visiones provocativas, sonidos, olores, frases o cualquier cosa que sea; el adolescente varón (de menor edad) habita un espacio vital libindinizado, en el que casi todo puede adquirir un significado sexual.
Aun cuando los varones pueden sentirse orgullosos de su capacidad de erección como símbolo de su naciente virilidad, también pueden sentirse preocupados o molestos por una aparente incapacidad de controlar esta respuesta. Quizás les apene bailar con una muchacha o inclusive el ponerse de pie en un aula para dar una lección. A menudo se preguntan si a los demás muchachos les sucede esa falta de control semejante.
La eyaculación inicial del fluido seminal puede ser también motivo de preocupación. La primera eyaculación del chico adolescente probablemente ocurrirá al cabo de un año de iniciado el crecimiento en cuanto a la estatura, alrededor de los 14 años, aunque puede ocurrir desde los 11 o demorarse hasta los 16. La primera eyaculación puede producirse a consecuencia de una masturbación o de una emisión nocturna, llamada (sueños húmedos).
En esta época son importantes las interacciones del individuo con otras personas de su edad, puesto que le preparan para las relaciones adultas. El adolescente experimenta nuevas emociones y sentimientos, se enamora y define cuáles son las características deseables en sí mismo y en su compañera. También en estos años se determinan los estímulos que desencadenarán la excitación y satisfacción sexual.
Se produce el inicio de nuevas actividades sexuales como el beso, las caricias y, en muchas ocasiones, el coito.
Los hombros se ensanchan, se gana estatura y aparece vello en las axilas y en la cara. Debido al aumento de grasas en la piel, es frecuente la aparición de acné. La laringe se agranda y la voz comienza a ser más grave, y aparece la nuez. El desarrollo de los órganos reproductores internos da lugar a las primeras eyaculaciones con líquido seminal. La capacidad reproductora del hombre comienza a partir de la espermatogénesis o producción de espermatozoides.

Aproximadamente entre los 18 y 20 años, ha crecido vello en los muslos y también en el pecho y en el abdomen, el muchacho ya ha adquirido la estatura de un adulto y se ha completado la evolución de los genitales característica de esta etapa.


El término adolescencia se refiere al periodo completo de desarrollo físico, emocional e intelectual que tiene lugar desde la niñez hasta la edad adulta. Tras aprender el funcionamiento de su cuerpo y tener varias experiencias sexuales, en la edad adulta el varón alcanza la madurez sexual, es decir, asume la sexualidad como parte integrante de la vida del ser humano y le dota de un significado acorde a su entorno, personalidad y vivencias. Si posee una pareja estable, la relación sexual intensificará el vínculo existente entre ambos y constituirá un importante elemento de comunicación y de expresión de sentimientos.



 La pubertad está condicionada por la reactivación hormonal, que da lugar a cambios en la estructura ósea y muscular. El comienzo de este proceso suele producirse en el varón entre los 9 y 15 años de edad, etapa en la que se observan cambios físicos como el crecimiento de los testículos y la aparición de vello púbico en la base del pene, al tiempo que la piel del escroto se hace más rojiza y gruesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada