martes, 8 de marzo de 2011

Comportamiento y relaciones interpersonal

La inteligencia interpersonal nos permite entender a los demás. La inteligencia interpersonal es muy importante en nuestra vida diaria, está no permite determinar la elección de la pareja, los amigos y algunos otros aspectos de nuestra vida. Está relacionada con la forma en q actuamos, y en que comprendemos los comportamientos de los demás, como por ejemplo notar las diferencias entre personas, entender los estados de ánimo, sus temperamentos, intenciones, etc.
Se basa en el desarrollo de dos grandes tipos de capacidades, la empatía y la capacidad de comunicación.

En la adolescencia, aumentan considerablemente los espacios donde son posibles los intercambios o interacciones sociales y, por otro lado, se debilita enormemente la referencia a la familia.

El adolescente atraviesa una transición  y sus relaciones sociales son de mucha importancia porque el joven debe asimilar nuevas pautas de comportamiento social ya que las  aprendidas en la infancia ya no se adaptan a las relaciones sociales maduras. La "socialización" es el proceso de aprendizaje de la conformidad a las normas, hábitos y costumbres del grupo.
  • Hay que decir que durante la adolescencia, además de generarse un cambio en el tipo de relación con los demás, también surge en el adolescente una nueva comprensión de sí mismo. Esta nueva perspectiva puede incluir cambios en los siguientes conceptos: autoestima, independencia, identidad, nuevos comportamientos, y seguridad.



  • En el desarrollo en las relaciones familiares un paso progresivo es que el adolescente logre emanciparse (separarse, liberarse) de su núcleo familiar, a medida que se convierte en adulto joven e independiente. El adolescente, se da cuenta de que los adultos significativos para él no tienen todas las respuestas ni todas  las soluciones, por lo que un cierto grado de rebeldía contra los padres es  común y normal.
El joven intenta separarse para obtener independencia, pero a la vez siente nostalgia de la protección paterna. Se produce, pues, una tensión entre estos dos sentimientos. El adolescente se halla en una situación ambigua, que además hoy en día se alarga por razones socioeconómicas y culturales.

  • En el grupo de iguales. El tiempo que el adolescente comparte con sus amigos aumenta durante este periodo, los padres no deben alarmarse si ven que su hijo adolescente disfruta el tiempo compartido con sus amigos, se debe a que se siente más comprendido y aceptado por ellos Si bien las amistades de la infancia solían basarse en las actividades comunes, en la adolescencia éstas se  amplían e incluyen, además de las actividades compartidas, similitud de actitudes, valores, lealtad e intimidad. También suele existir un mismo nivel de  compromiso acerca  de los intereses académicos y educativos. Las conversaciones íntimas, especialmente entre las chicas adolescentes, con un alto grado de revelaciones personales les ayudan a desarrollar y explorar sus identidades, como también su sexualidad y los sentimientos que ésta despierta en ellas.Las amistades de los chicos adolescentes no suelen ser tan íntimas como las de las chicas. Los varones se inclinan a formar alianzas con un grupo de amigos que reafirma el valor de cada uno a través de acciones y actos más que a través de revelaciones interpersonales.

Ante todas estas situaciones el adolescente puede reaccionar en distintas formas que podemos agrupar en 3 conductas principales: social, asocial y antisocial.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada